jueves, 1 de octubre de 2009

Sueños...

Ella estaba en la cama, incosciente, cuando el médico la dejó. El se asomó, tímido, a la puerta, con una tableta de chocolate, su preferido, en la mano. Se sentó en una silla y se acercó mas. Desenvolvió el papel, y se puso a hablarla. -Tienes una cara paliducha. Te has roto la muñeca... Mira que eres. Ahh... Si tu supieras lo que nunca me atreví a decirte...
Calló. Afuera sólo se escuchaban pasos, conversaciones apresuradas y bostezos. Siendo la una de la mañana, el había conseguido escaparse de su casa, para ir a verla a hospital, después de su accidente. -Uy, si también tienes un corte muy feo en los labios. Le tomó la barbilla y giró su cara hacia el. La chica sonrió en sueños, y dijo: -Pués sánamelos.
El chico sacudió la cabeza, perplejo. Pero se atrevió a preguntar: -¿Cómo?
Ella abrió sus ojos y le dijo: -Bésame.
Y allí, en un cuarto de hospital, el le contó lo que nunca le había dicho sin necesidad de palabras.

3 comentarios:

  1. Está bastante bien el texto, aunque no suelen ser así los primeros encuentros, tan sublimes y tan perfectos.
    Me gusta la última frase.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. me gusta lu es muy bonito sigue asi animo

    ResponderEliminar
  3. Por Dios Lucia!
    ¿Como puedes escribir tan bien?
    Tan simple pero a la vez tan espectacular.
    Me gusta mucho tu manera de escribir.
    Un beso Lu!

    ResponderEliminar