domingo, 1 de noviembre de 2009

Todo, y mas, y mas...

Con la cadencia que poseen las olas embravecidas, con la ilusión del primer golpe de viento, con la certeza de un susurro de amor.
Y mas, y mas... No te esperes el final por que no permitiré que lo tengas, siempre viajando, siempre soñando... Jamás sufriendo.
Por que a veces los sacrificios los hago yo. Y esto quiero que lo interpretes bien, no que me lo agradezcas luego. Por que quiero una vida larga, que tengas una vida larga y buena, sencilla y brillante. Eres parte de mi aunque no lo sepas. Aunque no quieras.
Y mas, y mas...

2 comentarios:

  1. Ojalá que esa persona se dé cuenta de lo que tú sientes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Lucía, en prmer luagr agradecer tu paso por mi blog y decirte que me agego al tuyo, que para algo somos las dos carbayonas y además me gusta lo que escribes, aunque sea un poco triste, pero triste también es la vida, desafortunadamente. Además yo también estoy viviendo una situación similar a la que leo en tus post, de alguien a quien quiero mucho y que se me está yendo, que se está dejando morir lentamente...Y luego hay quien afirma que de amor ya no se muere...Un beso fuerte, chiquilla.

    ResponderEliminar