miércoles, 29 de diciembre de 2010

2010 y 2011

Tres días apenas para que acabe el 2010. Ahora, me parece que ha sido muy rápido y también un año muy ¿dinámico?
Escribo desde mi casa en Asturias, con mi hermano detrás viendo una película bélica, sí, de ésas que odio tanto. Estoy pasando un frío adorable, pero todavía no he tenido oportunidad para encender la chimenea. Encima esta casa está en un pueblo costero, y cinco minutos andando y cuesta abajo llego al muelle, y una hora hacia la montaña veo la nieve.
Bueno, ni yo misma se muy bien para que escribo esto, sólo tengo la necesidad de escribir, permitidme entonces que os robe un poco de vuestro tiempo.

Ha sido un año tranquilo en lo que se refiere a lo académico, simpe y sencillo, sin grandes quebraderos de cabeza.
Pero, madurando, me doy cuenta de que ha sido un año un pelín complicado si vuelvo la vista hacia lo personal. He tenido disputas con amigas mías, he pasado de gente que siempre estuvo a mi lado (aunque me doy cuenta ahora), he tenido que romper corazones que mejor estuvieran intactos...
Grandes personas me han decepcionado, y he descubierto pequeños detalles en gente que nunca me hubiera esperado eso en ellos...
He sonreído, he llorado, he fingido y blablablá.

Tan sólo espero que el año próximo SEA UN AÑO MEJOR para mí, y por supuesto, para todos.
Feliz 2011 y perdonad por mis desvaríos!


Sonrisas desinteresadas.