viernes, 25 de septiembre de 2009

¿Los milagros existen?

El aire traía un olor a montaña, y mi prima se acercaba corriendo hacia mi... Gritando mi nombre. Ah, no encontraba un momento de tranquilidad. -Lucia... ¡Lucia! El ratoncito Perez me ha traido cinco euros por mi diente. ¿A que es un milagro? Creía que nunca iría a aparecer.
Yo sonreí. Al instante apareció una chica de quince o catorce años que nunca había visto, pero que al parecer conocía a mi prima. Tenía un aire arrogante.
-¡Mira! Se me ha caído un diente y el ratoncito me ha traído cinco euros. ¿A que mola?
La chica se sacudió su pelo, y la miró con suficiencia. -¡Bah! Ya te oí desde el porche. Dijiste un milagro. ¿Un milagro? ¡Ja! Los milagros no existen.
La niña me miró con un aire desconsolado. -¿A que si existen?
Yo iba a responderle amablemente hasta que me vino a la cabeza un recuerdo...

... Tus ojos clavados en los mios, un segundo sin respiración, tu sonrisa después de desviar la mirada ...


-Claro que si.