viernes, 25 de septiembre de 2009

¿Los milagros existen?

El aire traía un olor a montaña, y mi prima se acercaba corriendo hacia mi... Gritando mi nombre. Ah, no encontraba un momento de tranquilidad. -Lucia... ¡Lucia! El ratoncito Perez me ha traido cinco euros por mi diente. ¿A que es un milagro? Creía que nunca iría a aparecer.
Yo sonreí. Al instante apareció una chica de quince o catorce años que nunca había visto, pero que al parecer conocía a mi prima. Tenía un aire arrogante.
-¡Mira! Se me ha caído un diente y el ratoncito me ha traído cinco euros. ¿A que mola?
La chica se sacudió su pelo, y la miró con suficiencia. -¡Bah! Ya te oí desde el porche. Dijiste un milagro. ¿Un milagro? ¡Ja! Los milagros no existen.
La niña me miró con un aire desconsolado. -¿A que si existen?
Yo iba a responderle amablemente hasta que me vino a la cabeza un recuerdo...

... Tus ojos clavados en los mios, un segundo sin respiración, tu sonrisa después de desviar la mirada ...


-Claro que si.

2 comentarios:

  1. Sí, no me gusta la palabra milagro pero sí que me gustan estos. El azar, la suerte o como coño quieran llamarlo es maravilloso...
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Dios Lucia, este me encanta.
    ¿Como me puedes remover por dentro con algo tan sencillo com el ratoncito que se lleva los dintes?
    Es genial, de verdad. Ah, y por cierto, lo que tu dices si es un auténtico milagro ^-^

    Un besazo enorme :)

    ResponderEliminar