viernes, 25 de diciembre de 2009

24

Eran las nueve de la noche, ya salían de casa. Tardaron cinco minutos. Sus dos hijos estaban nerviosos, quién sabe por qué, pero dispuestos a cenar en un ambiente agradable aquella noche del 24. Pues subieron las escaleras, y la mujer recordándoles a cada momento cosas como: "No se come hasta que todos estén sentados", "¡No gritéis!, "Arréglate ese pelo, Alfonso". Y los niños le sonreían y asentían. ..."Sí, mamá"...
Pero a Lucía le pasaba algo. Apenas conocía a las personas que les habían invitado a cenar, pero s madre le había dicho que estuviese tranquila, que sería una buena noche. Ella confiaba.
Les abrieron la puerta. Sus padres saludaron a "Rafa" y "Yoán", (¿Quién se llama así?, pensó Lucía con una risita) y les invitaron a entrar. Se sentaron en un sofá a esperar al resto de invitados. La niña se tocaba el gran lazo azul que le había colocado su madre en el pelo, intranquila. Su hermano estaba viendo la tele. Pero a ella le llamó otra cosa la atención. Detrás del televisor había otra pequeña salita, y en su interior había dos hombres, uno sentado en el regazo del otro. Se besaron. A Lucía le asaltó un sentimiento de culpa y vergüenza, pero era demasiado pequeña para analizarlos.
Se sentaron a cenar. Ella comió todo en silencio, pensando en aquellos monstruos. Los hombres se besaban con la mujeres, ¡era así!
"Yoán" se levantó y empezó a repartir regalos, y también se besó con el otro hombre, Rafa. A Lucía le empezó a doler el estómago... Hasta que "Yoán" caminó hacia ella con un regalo. Ya no le parecían taaan monstruos... Y menos con aquella sonrisa.

6 comentarios:

  1. Buen texto Lucía. Quería desearte una feliz navidad, el preludio de un nuevo y esperemos que mejor año se acaba, llega el 2010 y disfruta que en 2012 se acaba el mundo.

    ResponderEliminar
  2. jajaj asi que conociste a rafa y a yoan un 24 les conociste aquii?? pense que les conocias de la peninsula
    PD: jajajaj arreglate el pelo alfonso xDD

    ResponderEliminar
  3. "Yoan" se escibe "Joán", es que el texto lo publiqué desde mi perspectiva de niña pequeña.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lucía, ya ves, los regalos siempre dejan un buen sabor de boca y con ellos se olvidan esas "rarezas" de ver a dos hombres besándose, jeje. Muy buen relato, escrito con pulcritud y desde una óptica infantil e ingenua muy apropiada.

    ResponderEliminar
  5. lo escribi con y xk tuu lo tienes con y!! miralo en la entrada!!

    ResponderEliminar
  6. lo que tu digas.. bueno el caso es que me encanta la entrada xD

    ResponderEliminar