sábado, 17 de julio de 2010

Otro mundo. Dianne.

Pero, obviamente, la noche habría de terminar. Dianne, resentida y ebria, volvió a su casa a las siete de la mañana, aparcando mal su moto en el garaje. Subió las escaleras mareada y dando tumbos, resbalando. No tuvo dificultad para encontrar su habitación, pues la negra puerta cerrada con el brillante ojo rojo no eran precisamente discretos. Pero, ¡alto! La puerta estaba abierta y se oían voces allá dentro. No era la primera vez que estaba borracha, y además esta vez no lo estaba tanto como en otras ocasiones. Disipó más o menos su mente y entró.
-¡¡PERO DONDE ESTABAS!!- gritó una voz. Dianne enfocó la imagen, poco a poco, volvía a ser ella. -Eh.. Mama..
Su madre, seguida de su padre, atravesó la habitación como un rayo y le dio un bofetón. -¡PERO QUÉ TE HAS CREÍDO! ¿¡DÓNDE ESTABAS!? Diosss... ¡CONTESTA!
- Ehh... Mamá..¿Qué hacéis aquí? Joder, de fiesta...
La madre no se lo podía creer. -¡PERO SI ESTABAS CASTIGADA PRECISAMENTE POR IR A OTRA FIESTA SIN NUESTRO PERMISO!
-Mamá... Joder, tío...

***

-A ver, Diana, ¿galletas con la leche?- le preguntó su abuela.
-Coño, me llamo Dianne.
-¡No digas palabrotas! Te llamas Diana. ¿Quieres o no?
-Vete a la mierda. SOY DIANNE.
Una lágrima corrió por las cansadas mejillas de su abuela.

***
-Pues eso tío... Que si castigada, que si "dónde estabas", Diana... ¡Bla bla blá! Que se vayan todos al fondo del mar, joder.
Alex le dio un mordisco a su bocadillo. -Es lo que hay... Yo también llegué tarde, si, sobre las siete también... Y, a ver, ¿que coño se proponen? ¿No puedo disfrutar de la noche?
Dianne asintió. -Si... Oye, dame un porro o algo.
-Sólo tengo Malboro.
-¿¡Nada más!? Joder, tu también eres todo un recto, tío.
-Déjame en paz, que me cogía unas subidas de horas ¡¡¡HORAS!!! Y me venía mal para los pulmones.
Ella suspiro. -Ok. Por un día que tome cigarros...
Alex sonrió. -¿Qué vas a hacer esta tarde?
-Se supone que estoy castigada... No sé. Supongo que nada.
El chico arqueó las cejas. -¿Acaso no lo has pillado?
Ella le miró y sonrió también. - ¿Los tienes aquí?
-Cinco. Cinco como mis ideas...
Dianne estalló en una súbita carcajada.

3 comentarios:

  1. Esta entrada me dio una extraña sensación.
    Vivía en otro mundo... uno que no le convenía...
    Pero no me da pena Dianne, sí su familia.

    Un besito ._.

    ResponderEliminar
  2. Conducir borracha, graaave error. Aunque lo de ir borracha tampoco es tan terrible. Lo terrible es vomitar sobre las alfombras de tu madre.

    Ahí sí que que tienes que preparar para lo peor... o inventar una buena excusa xD

    ¡Nunca hagas cosas así! Los porros ensucian los dientes, de naturales no tienen una mierda y el alcohol engorda una pasada!

    ResponderEliminar
  3. Pasaba a dejarte mis saludos y desearte tengas una buena semana, es un placer pasar a leer tus excelentes textos.
    por motivos de trabajo estare un tiempo ausente
    un abrazo.

    ResponderEliminar