viernes, 5 de noviembre de 2010

Pulpos alienígenas y quemaduras en las manos.

Mi vida, sencilla y rutinaria, que a veces me sorprende con detalles que me hacen sonreír, me ha demostrado que puedo ejercer una gran presión sobre la gente.
Es verdad, y me he asustado de mi misma, aunque reconozco que no me soprendió ver eso en mí.
Para algunos, los ojos claros impactan, asustan, intimidan. A mi me pasa lo mismo pero con los ojos oscuros. Imaginándome a un pulpo alienígena en su pequeño platillo volante me cuestioné: ¿Daría más miedo con los ojos claros u oscuros?
Una amiga me lo dibujó a lápiz, rellenando la zona ocular.
Y así, escuchando música, llegué a la conclusión de que, por una parte, mis ojos (verdes) se llevaban gran parte del ¿mérito?
Pero, demonios, eso no era todo. No podía ser todo.
Lo demostré en clase de Tecnología:
Con mi patosa maestría al tener entre manos un objeto poco más grande que un lápiz, hice un agujero al plástico duro. Éste se derritió lentamente, fundido por el aparato a más de 300 grados. Gotitas de cera cayeron lentamente, que yo recogí con los dedos pulgar e índice.
Se quemaron. Tonta de mi, se quemaron.
Del desconcertante frió, mis dedos empezaron a arder, a quemar. Pero con parsimonia, casi cansancio y despectividad, arranqué la cera con mi otra mano, posándola sobrela mesa. Mi cara no mudó de expresión.
Conclusión: ¿?
Puedo ser muy alucinante a veces.
Pero, ¿de verdad infundo sensación de inferioridad a los demás? Sinceramente, espero que no. Aunque al emisor de ese comentario no se le pueda considerar muy en serio, sus palabras calaron en mí y me dejaron pensando.
Y el susurro de Dama de Hielo me hizo daño.
Luego me reí, aspirando merecer ese título.
Coñas, pero sufrí sin motivo.
Espero... No sé que espero.
Es un defecto, como mis muchos otros.
¿Pero que más?

1 comentario:

  1. Te he leido con calma...te he repasado...y he llegado a la conclusion...que me has gustado.
    ..me ha gustado visitarte...siempre es un placer descubrir otras paginas que te enriquecen como la tuya.
    Un saludo

    ResponderEliminar