jueves, 21 de abril de 2011

Restriego tu olor contra cada poro de mi tersa piel.
¿Me amas?
Yo te necesito.
¿Quieres que sonría?
Tu primero. Demuéstrame que sabes lo que es besar el mar. Demuéstrame que eres capaz de tocar mi mano sin hacernos daño. Que tu sinceridad es mi silencio. Que eres capaz de arrancar la luna del cielo. Que una palabra tuya es capaz de hacerme reir.
Entonces sonreiré.
Entonces te amaré.
Entonces, simplemente, te miraré a la cara y lo diré.
Quizás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario